lunes, 21 de junio de 2010

Rapiña

Deambulaban en círculos
caranchos, buitres y otras aves de rapiña.


Divisaban su presa,
allí expectante en el suelo reseco,
indefensa y pronta a ser desgarrada.


Miradas de reojo, desafiantes.

Sus picos competían por alcanzar la mejor parte
alimentando, más y más, al deseo egoísta

Pero sólo aplacarían sus sentidos insaciables
durante un breve rato.

Por fortuna
siempre se podrán encontrar aves más nobles
volando en lo alto

1 comentarios:

ella dijo...

Por fortuna
siempre se podrán encontrar aves más nobles
volando en lo alto
VOLANDO EN LO ALTO

!!!me encantó

Publicar un comentario